Vicente Cifuentes Festival de Viña Chillán

Vicente Cifuentes: desde las manifestaciones al Festival de Viña

Por Pablo Álvarez Rivas

“Y te vas, te vas al sur, al norte y yo no sé si aquí somos lo que somos” dice la canción “Chillán” de Vicente Cifuentes (30), con la cual participará en la Competencia Internacional del Festival de la Canción de Viña del Mar.

La canción es un homenaje a su infancia, a sus abuelos y sus primeros 14 años de vida antes de irse al norte, muy al norte, a República Dominicana, donde aprendió la bachata de la mano de exponentes como Víctor Víctor.

Y esta entrevista fue, precisamente, en el lugar homenajeado en aquella canción: en la casa de su abuela, en Chillán. La ciudad es una parada de su gira previa al certamen viñamarino, en la cual cantó en la Plaza de Armas junto con Matías Santos y el artista local Fernando Reyes.

Sus influencias y su carrera musical

Su cabello oscuro y tipo afro característico es un nido creativo desde el cual Vicente expresa su arte. Una guitarra y su voz son suficiente para ello, como lo demostró en el odeón de la Plaza de Armas de Chillán, frente a unas 80 personas.

Hoy reconoce que vive de su música pero que es un camino largo y difícil, que exige tener un rol ejecutivo. Eso sí, aquello no lo aleja de la gente ni de la calle. Ha participado en varias marchas desde estallido social y suele ir a tocar a las poblaciones.

El cantante, capaz de fusionar la bachata con los ritmos locales, reconoce que sus influencias son muchas y variadas, formadas por su gusto, que alimenta cada vez que puede, pero que siempre el tiempo es poco…

¿En quiénes te inspiras y quiénes son tus influencias?
– Es toda la música que escucho. Desde la música que supongo escuchaba mi mamá embarazada hasta la música de niño, de adolescente. Puedo decirte música de Silvio Rodríguez hasta Backstreet Boys. Uno no decide mucho eso, es el gusto el que va ordenando el tema en cuanto a influencia músical.

¿Y cómo te has ido formando el gusto?
– Conociendo mucha música. Siendo curioso y comprando mucha música. Yendo a conciertos, viendo música en vivo.

¿Es ese entonces uno de tus pasatiempos?
– No, no. Uno de mis pasatiempos es hacer música. Pero ir a conciertos no tanto. Sí creo que voy más que la media, pero no tanto como quisiera, sobre todo por tiempo. Ahora, escuchar música sí. Pero al mismo tiempo, trato de no escuchar música. También es un ejercicio interesante, para que cuando quiera hacer música, hacer la música que quiero escuchar. De repente uno está muy ensimismado escuchando música y es mucho por un momento.

En un momento tú has dicho que estabas muy influido por la trova, por Silvio Rodríguez, ¿cómo llegas a la bachata y a esa mezcla de lo local?
– Lo de la trova y música latinoamericana viene de herencia familiar. Son los discos que se escuchaban en mi casa. Mi familia materna tiene un tío, Alejandro González, que es compositor. Tiene discos, un estudio aquí en Chillán y crea su música. La nuestra también fue una familia que estuvo muy marcada por el exilio. Entonces, esa música es muy potente para nosotros. Después de eso, yo viví en República Dominicana 10 años. Entonces, la bachata es parte del folclor dominicano, que a mí me llega mucho. Y los primeros espaldarazos o abrazos o ayudas culturales que yo tengo en República Dominicana es de gente como Víctor Víctor. Él es una pieza clave para la internacionalización de la bachata, incluso anterior a Juan Luis Guerra. Y él me ayudó mucho cuando yo comencé en la música, cuando lancé mi primer disco, cuando lancé mi segundo disco, en el tercer disco él participó como feat en una canción y es un referente para mí del género. Yo creo que, también al invitarme a sus conciertos y el siempre tenerme presente, a mí la bachata se me fue integrando de manera súper natural.

Vicente Cifuentes Viña del Mar Chillán
Vicente vivió por 10 años en República Dominicana. En su hablar aún resuena el caribe, así como en la bachata al cantar.

¿Cómo le conociste?
– Lo conocí en una plaza, en la Plaza Simón Bolívar de Santo Domingo, en una actividad de conmemoración a no sé cuántos años de fallecido de Simón Bolívar. Él también pertenece a la música de protesta dominicana. Él iba a tocar y cuando me vio con guitarra me dijo “me han dicho que tú cantas”. Yo tenía 17 años y yo le dije que sí, que tenía un par de canciones. “Ya vas a tocar con nosotros, ¿te gustaría?” y yo sí, claro que me gustaría. Me puse muy nervioso y él me presto su guitarra y yo canté un par de canciones. No sé si bien, no sé si mal, no recuerdo, pero esa fue la primera vez que yo hablé con Víctor Víctor. Obviamente yo lo conocía de antes.

¿Cómo ha sido el reconocimiento de tus pares en Chile?
– Tranquilo, bonito. Tengo muchos amigos músicos en Chile y somos amigos yo creo, por sobre todas las cosas, porque nos gusta la música del otro. No tengo ningún amigo, real en la música, del cual no sea un fan.

¿Y qué ha sido lo más complejo en tu carrera musical?
– Bueno, yo creo que es el mal de todos los músicos, el fantasma de todos los músicos, que es el hecho de ser tan complejo gestar y producir música. No solamente en Chile, los músicos chilenos se quejan de que en Chile es complejo, pero la verdad, en el mundo es complejo. En el mundo de la música, poder vivir de la música, es algo que te cuesta muchos, muchos años. Y de no entender por momentos qué estás haciendo, si es el camino indicado. Dudas de ti, dudas del que está al lado. Es súper complejo. Pero no es algo que no solucione la experiencia, la seguridad y la fe.

¿Tú actualmente vives de la música?
– Sí.

*****

Estallido social: fin de una pausa de la dictadura

Para Vicente, el artista debe construir su arte a través del relato de sus vivencias y su rol en el estallido social es contar su visión de los hechos, lo cual se manifiesta en el disco “Relato”, que estrenará desde el lunes y durante su paso por el Festival.

Participa de las manifestaciones y desde allí recoge experiencias y vivencias para cantar su “Relato”, cuya primera canción, “Parecíamos flores”, es una alegoría a la multitudinaria marcha en la cual participaron más de un millón de personas.

Al momento de hablar de política, se define como un huérfano de izquierda. Confiesa que votará apruebo, pero que no es una solución que responda a las demandas ni a las luchas del pueblo, que vivía en una “pausa de la dictadura”.

¿Cómo te parece que ha actuado el gobierno?
– Pésimo. Creo que es un fiel reflejo de que la dictadura en Chile no se termina, sino que se pausó. Deja claro quién es el presidente, qué tipo de persona es Sebastián Piñera y la verdad es que por más que me quiera sorprender, no me sorprendo. Lo que viví en octubre y en noviembre fue muy complejo. Me revivió fantasmas, por lo menos a mi generación – 89’ – tenemos el trauma de la dictadura, heredado yo creo que por nuestros padres y de verdad que fueron momentos súper angustiantes. Y nada, creo que hay que seguir de pie, seguir dando cara, porque lo que se viene posiblemente sea más rudo.

Vicente Cifuentes Matías Santos Fernando Reyes Chillán Viña del Mar
En el odeón de la Plaza de Armas de Chillán, Vicente cantó con el ritmo de los bongós de Matías Reyes y junto al artista local Fernando Reyes.

En todo este ambiente, ¿cuál es el rol del artista?
– Escribir, sin duda. El rol del artista es siempre hacer arte. Contestatario, simbólico, panfletario, poético, como el artista prefiera. De hecho, yo hice un disco que se llama “Relato”, que va a comenzar a salir el próximo lunes con la primera canción, que es una colaboración con el payador Manuel Sánchez, que se llama “Parecíamos flores”. Es una analogía de la gran marcha del 25 de octubre, cuando fuimos más de un millón de personas en Plaza Italia. Hay una fotografía aérea y la analogía nace desde ahí.

Tú participaste en esa marcha…
– Yo fui a esa marcha.

Entonces, ¿el aporte que pueden hacer los artistas es contar lo que está ocurriendo o se está viviendo?
– Por supuesto. El relato propio, creo que es lo más concreto que podemos hacer. El músico chileno o el artista mundial tiene la necesidad de figurar siempre y creo que eso a veces no es tan concreto como ayuda, sino como autoayuda. Yo estoy más por el creer que mi prosa o mi poética, puede contribuir a un momento de reflexión o a un momento de consuelo, porque la gente también necesita consuelo. Y nuestra labor va por ahí, por el hecho de contar la historia, más que creer que porque somos músicos vamos a arreglar el problema, eso yo creo que es un error.

El músico, el escritor, el poeta, tiene que escribir. Ese es el rol. Y escribir para la gente, desde su visión desde su experiencia. Pero no somos capaces de hacer algo más. No creo, hoy en día obviamente, en el músico guerrillero, es muy complejo. No tenemos esa formación de hace 50 años, como lo fue Silvio Rodríguez o Pablo Milanés, que hicieron trinchera en la guerrilla del Congo. Nosotros no podemos hacer eso, no tenemos ni esa formación ni esa valentía.

Ahora, respecto del Plebiscito de cara a abril, imagino que tienes una posición…
– Yo voto que sí, creo que es lo más concreto y lo más sensato. Ahora, no me gusta para nada este plebiscito, no lo comparto, no lo entiendo, no creo que es una solución de la mano con el pueblo. Creo que quienes están tratando de solucionar esto son los mismos que causan el problema. Yo no estoy de acuerdo. De hecho, hay una canción que se llama “Merengue de luto”, que es parte del disco que estamos sacando, que habla de eso.

No creo que sea conveniente para quienes nos manifestamos este plebiscito. Además, es un plebiscito hecho muy a puerta cerrada, muy de manera rápida, en donde los únicos que son capaces de organizarse es la derecha, que no les cuesta nada, porque los intereses de ellos siempre van a ser económicos. Los intereses de nosotros, la “izquierda” entre comillas, siempre ha sufrido de no poder acordar nada, porque en la izquierda o en la centro izquierda hay gente demasiado diferente. Yo también he tenido la posibilidad de estar en actividades poblacionales en Santiago, en varias comunas y las poblaciones no están para nada de acuerdo con el plebiscito.

Yo creo que, si el plebiscito tiene un resultado u otro, la calle va a responder de nuevo con manifestaciones incluso más grandes y con más represión.

Recién me hablabas de que pertenecías a la izquierda… no tienes militancia en ningún partido…
– No, no tengo. Pertenezco a la izquierda por ideología. En Chile es muy difícil pertenecer a la izquierda, porque se ha vuelto algo que no es izquierda. Aun así, me considero una persona sensata en cuanto a militancia. Y también creo que el estallido social nos vino a ubicar a todos nosotros en algún lugar de esa cadena. Es decir, antes de esto, nosotros militábamos desde la memoria, desde la familia. Militábamos desde el recuerdo y desde la entraña. La entraña mandaba nuestro romance político. Nuestra convicción no era tan certera porque no habíamos vivido algo tan diferente. El estallido social vino a partir eso y lo que hizo fue ubicar nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestra ideología en algún punto. Ahora, yo creo que me siento un poco huérfano, no de postura, sino de grupo, de colectividad. Creo que el hecho de que haya tan pocos referentes políticos, tan pocos líderes de nuestro lado digamos, del lado de la calle, es porque en la calle son muchas las luchas que existen, entonces ponerle un rostro a eso y un candidato, es muy complejo.

Mencionas que hay muchas luchas, ¿cuáles son las que más te preocupan a ti?
– Todas, todas. Todas. Las que me más me preocupan a mí, es el tema migratorio, me parece que es un tema súper urgente. Obviamente, igual de urgente que temas como los pueblos originarios, la paridad, la salud. O sea, las grandes, las que están arriba, que son obvias y que son las más urgentes. Pero también temas como la descentralización. Por eso nosotros hacemos esta gira y no la hacemos en Santiago. O sea, en Santiago también vamos a medios, pero también nos interesan hacer estas giras que de repente no tienen un boom mundial, como es ir a una entrevista en Fox. Pero nos interesa también, ya que tenemos esta posibilidad de ir al Festival de Viña que es una cosa mundial, el venir a contar eso a las ciudades donde nacimos.

*****

Viña del Mar: mutarlo desde adentro y en paz

Esta fue la segunda ocasión en que postuló para representar a Chile en la Competencia Internacional del certamen viñamarino. La primera, hace dos años, cuando ganó el premio Pulsar como Mejor Artista de música tropical.

Ansioso, confiesa que prepara un espectáculo que logre representar la lucha de “la calle” y que no le tiene miedo al monstruo. Al mismo tiempo, cree que se debe transformar desde dentro el Festival y que espera reflexionar con los demás artistas respecto del momento que se vive.

Vicente Cifuentes Chillán Viña del Mar
El año 2018, Vicente ganó el premio Pulsar como Mejor Artista de Música Tropical. Ahora se prepara para representar a Chile en en la Competencia Internacional del Festival de Viña del Mar, certamen que, a su parecer, se desarrollará de manera distinta a la de otros años.

Dentro de este mismo estallido hemos visto que han ocurrido “funas” a los humoristas. Acá en Chillán mismo, en El Carmen y en el norte, ¿estás de acuerdo con este tipo de manifestaciones?
– Yo creo que el humor de Ernesto Belloni o el humor que propone el huaso Filomeno, son cosas que quizás nos dieron gracia en el contexto que teníamos hace 20 años. Pero nunca estuvo bien reírse de eso y hoy en día ya hubo más gente que dijo “no se rían de eso” que gente que se reía de eso y son fenómenos súper justos. Creo, también, que lo que hace Ernesto Belloni con las mujeres en Morandé con Compañía es súper nefasto o súper feo, y creo que esas cosas van a ir desapareciendo. Creo que el hecho de que bajen de un escenario a una persona que está diciendo esas cosas es totalmente concreto y es muy coherente con las manifestaciones.

Y hablando de Viña, como espectáculo en sí, ¿cómo pronosticas que se va a dar?
– No tengo ni la más mínima idea. Es muy posible que haya manifestaciones afuera, al lado, abajo, arriba. Y son manifestaciones justas y coherentes. Creo, eso sí también, que los artistas que vienen al Festival están conmovidos con la situación. Mon Laferte no va a hacer un show vacío, Francisca Valenzuela no va a hacer un show vacío, ni Denisse Rosenthal. Dudo que Ernesto Belloni dure más de 10 minutos. Va a estar el Flaco en el humor, creo que él también puede ser un punto alto. Él ha estado en Plaza Italia como rescatista y como manifestante, todos los días se le ve a él ahí. Entonces creo que va a ser un festival especial y creo mucho yo en cambiar las cosas desde adentro. Nosotros también vamos con el anhelo de representar a la mayor cantidad de personas que podamos. Obviamente uno no puede ser cara, ni líder, ni participar en todas las luchas, porque uno no tiene las convicciones tan gigantes. Yo adopto cinco, seis, siete u ocho, pero yo no puedo venir al Festival como vocero de las mujeres, por ejemplo, porque no me corresponde. Pero sí vamos con mucho simbolismo, no quiero decirte concretamente con qué vamos porque no puedo, pero sí vamos a ocupar el espacio. Y desde la calle, desde las manifestaciones, desde donde estuvimos los primeros días, donde estamos hasta el día de hoy, a la Quinta Vergara.

Y cómo te preparas ahora para Viña…
– Ensayando, pero la canción que vamos a presentar, que se llama “Chillan”, la venimos tocando desde hace dos años en los shows, entonces lo tenemos tranquilo. Es algo que estamos viviéndolo en paz, sin ostentar desde la ropa ni nada parecido. Entendemos que es un show televisivo, pero vamos tranquilos. Es muy lindo y rescatamos la idea también de representar a Chile con una bachata, es algo que la migración nos permite, es algo que celebramos y que quisiéramos también compartir con los compañeros y compañeras extranjeros que hay viviendo en Chile hoy.

¿Qué esperas de tu paso por Viña?
– Espero entretenerme primero que todo. Espero poder visibilizar lo que se pueda y que sea una jornada linda. Conocer a los demás participantes de los otros países que hacen música muy interesante. Me gustaría conocer a Nahuel Pennisi, que es un cantante no vidente argentino que es muy espectacular. Pasarlo bien con mi compañera Sol del Río que va en la competencia folclórica. Reflexionar con los compañeros que están ahí en el Festival, con la orquesta. Proponer, ver qué es lo que no nos gusta y ver qué es lo que sí nos gusta. Cambiar el Festival, hacerlo mutar hacia la manifestación, pero desde adentro y en paz. En tranquilidad, sin agobiar los espacios.

Vicente Cifuentes Festival Viña del Mar Chillán
“Y te vas, te vas al sur, al norte y yo no sé si aquí somos lo que somos” dice la canción “Chillán”, con la cual participará en el certamen viñamarino.

En ese sentido, desde la producción, tú no crees que hay censura…Les han dado libertad, de momento…
– Vamos a ver po’. Hasta el momento no me han dicho que no a nada. Pero todavía no iniciamos la fase propiamente tal de los ensayos. Eso comienza la próxima semana. Nosotros vamos súper seguros de lo que queremos hacer y esperamos que no censuren nuestras ideas. Ahora, si existe la censura, es algo que vamos hacer saber, creo que no son momentos para censurar al artista local.

¿Tienes algún miedo al respecto?
– Ansiedad yo creo, no le temo al monstruo como le llaman. Creo que, sobre todo con el artista chileno, el público de Viña va a estar súper receptivo, atento a lo que tengamos que decir y a cómo nos presentemos en el escenario.

Tienes alguna cábala o algo así…
– Yo creo que no. Y es un buen momento para iniciar una.

Después de Viña, ¿tienes algún plan?
– Como te decía antes, el deber del artista es escribir. Hice un disco que se llama “Relato” que vamos a empezar a soltar ahora el día lunes con la primera canción y así se van a ir lanzando las canciones durante el tiempo que estemos en Viña del Mar. A la vuelta de Viña lanzamos ese disco en Santiago. Luego de eso, vamos a presentar una canción nueva y vamos a grabar el volumen 3 de «Bachata Local» y el último “Bachata local” de la historia, el disco que cierra la trilogía.

*****

Qué te gustaría para Chile?
– Me gustaría, en primer lugar, que destituyan a Piñera, que vaya preso y que no pase lo mismo que con Pinochet. Acto siguiente, me gustaría que la gente se aclanara y salieran los líderes que nos van a decir cómo es la cosa. Esos líderes que están en las manifestaciones, que son de repente muy jóvenes aún. Pero que sí están, que sí existen y que son fundados desde estos meses.

Y para ti…
– A mí me gustaría seguir cantando y, más allá del Festival de Viña, haciendo los discos que estoy haciendo. No tengo mucha más aspiración, ni mías ni del país…

Vicente Cifuentes Festival de Viña del Mar Chillán